Según reporta la AFP, mientras los fieles celebraban el Domingo de Ramos, dos iglesias cristianas fueron bombardeadas y al menos 37 personas murieron y 100 sufrieron heridas en los ataques, que el Estado Islámico propició.


El atentado ocurrió a solo unas semanas de que el papa Francisco visite ese país en el que el bombardeo incrementó el miedo a que os extremistas islamistas apunten sus fuerzas hacia la población civil.

Por su parte, su santidad expresó «profundas condolencias a mi hermano, el papa Teodoro II, a la iglesia copta y a toda la querida nación egipcia» ante este atentado que forma parte de una reciente ofensiva que se ha desplegado contra la minoría cristiana del país, que representa el 10% de la población.

«En el primer ataque, una bomba explotó en la iglesia de San Jorge en la ciudad de Tanta, en el Delta del Nilo, matando al menos a 26 personas e hiriendo a más de 70, dijeron las autoridades», resalta AFP.