El Papa Francisco, tras el habitual rezo Regina Coeli a la Virgen María, pidió a los devotos católicos rezar por las víctimas del siniestro ocurrido en el Hotel Saratoga, en La Habana.


“Oren por las víctimas de la explosión ocurrida en un gran hotel de la capital de Cuba, La Habana. Que Cristo resucitado los guíe a la casa del Padre y dé consuelo a sus familias”, dijo el Sumo Pontífice de la Iglesia Católica.

“A la Santísima Virgen le presento en particular los sufrimientos y las lágrimas del pueblo ucraniano. Ante la locura de la guerra, sigamos, por favor, rezando cada día el Rosario por la paz”, agregó el Papa Francisco, pidiendo a los “responsables de las Naciones que no pierdan el sentir de la gente que quiere la paz y sabe bien que las armas no la traen nunca”. 

“Hoy estamos abrumados por las palabras, por la prisa de tener que decir siempre algo, tenemos miedo al silencio. ¡Qué difícil es escucharnos entre nosotros! Escuchar al otro hasta el final, dejar que se exprese, escuchar en la familia, escuchar en la escuela, escuchar en el trabajo, ¡e incluso en la Iglesia!”, siendo del criterio que escuchar es “el camino para descubrir que Él -Dios- nos conoce”. 

 “Sufro y lloro pensando en el sufrimiento de la población ucraniana, en particular en los más débiles, los ancianos y los niños. Llegan noticias terribles de niños expulsados y deportados”, fueron las palabras pronunciadas por Sumo Pontífice el domingo 1 de mayo tras su rezo de Regina Coeli.