A un año y casi un mes de la derogación de la política de pies secos-pies mojados, por el ex mandatario Barack Obama, aún hay cubanos dispersos por el mundo, con la pretensión de llegar a suelo estadounidense.

Según reporte de la agencia AP, al menos 170 migrantes cubanos se registraron en Serbia en 2017, muchos de ellos continúan en campos de refugiados, pero se presume la cifra sea superior, lo que una gran parte no se registra con las autoridades por miedo a la deportación.

Los cubanos comenzaron a llegar a la península balcánica de manera inusual en 2015, antes de que la Unión Europea cerrara sus fronteras para cientos de miles de refugiados que huían del hambre y la guerra.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

Parte de un grupo de migrantes que se encuentran varados en Serbia es la familia Amor, Serbia es un territorio que no pertenece a la UE, y es el último lugar en el que esta familia quisiera estar, luego de Cuba.

Michael Amor sentado en una litera junto a su esposa, y su hija de 13 años, expresó: “Sé que la vida acá es difícil, muy, muy difícil”.

“El viaje hacia aquí no se lo desearía a nadie. La vida es muy difícil. Lo que quiero es tener una vida un poco mejor para mi hija”, agregó el cubano.

En la Isla el padre de familia trabajaba en la construcción y ganaba solamente 30 dólares al mes. Tuvieron que vender su pequeña casa y sus pertenencias para comenzar el viaje hace 18 meses.

Amor esperaba llegar a España y reunirse con algunos familiares, pero se quedó varado en Serbia, luego de que las naciones de la UE tomaron medidas en las fronteras.

“Si tuviéramos que hacer el viaje de nuevo, lo haría. Pero no sé cuál va a ser el final de esto, no sé si llegaré a España y podré reunirme con mi familia”, confesó.

El hombre afirma que prefiere estar en Serbia en un campamento con su hija, que preso en Cuba.

El régimen comunista en 2013, retiró algunas de las restricciones de viaje a los ciudadanos cubanos, no obstante la capacidad de viajar al extranjero todavía depende de la voluntad de los gobiernos de otros países para expedir visas a los antillanos.

La historia ha sido muy similar entre los cubanos que han podido llegar la península balcánica, esta familia voló primero a Rusia, y luego a Serbia vía Montenegro, donde los cubanos pueden obtener una visa de turista en los aeropuertos.

La mayoría de los migrantes isleños en Serbia, dijeron que esperaban llegar a EEUU, pero se encontraron con la revocación del estatus de migración especial, que les permitía solo a los cubanos obtener residencia permanente al año de estar en suelo estadounidense, y entrar por cualquier frontera y obtener una parole, que era una entrada triunfal a tierra de libertad, pero todo cambió.

La familia Amor, en el centro de refugiados de Sot, Serbia, situado a unos metros de la frontera con Croacia, comparte un pequeño cuarto con una familia somalí de cuatro integrantes, lo que deja poco espacio para la privacidad o comodidad.

El cubano dice que trató de buscar asilo en Croacia, pero fue rechazado, no le alcanza para pagar por comida, y no tiene dinero para que los contrabandistas de migrantes lleven a su familia más allá de la frontera ilegal.

“No sé qué hacer, pero tenemos que seguir intentando”, pensó Amor.

(Con información de Diario de Cuba)