Al parecer por primera vez en los últimos 59 años, Cuba no será gobernada por un miembro de la familia Castro, o al menos no saldrá a la palestra pública que así sea, debido a los rumores de que el coronel Alejandro Castro Espín será quien verdaderamente mandará en la Isla desde las sombras.

Sin embargo un segmento de la población ve en la salida de Raúl Castro como gobernante, una posible maniobra para retener el poder.

En un reporte hecho desde Cuba para Martí Noticias, los antillanos opinan:

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba


“El 19 de abril Cuba tendría un nuevo presidente, y yo pienso que de lo contrario sería persuadir, o engañar al pueblo cubano, yo creo que es necesario que deje la presidencia si él lo dijo”, comentó un señor entrevistado.

“El que creyó que ellos iban a entregar el poder está equivocado, aquí no va a haber cambio alguno, ellos van a seguir mandando”, dijo otro cubano.

Además de la incertidumbre de quien será el sucesor de Castro, los cubanos desconocen a los candidatos por los que deberán “votar”, así como las fechas de las “elecciones” previstas.

“Estamos en un mundo incierto, no hay comunicación ninguna de nada y para nada”, lamenta otro entrevistado refiriéndose a la nula consulta a los cubanos para cualquier aparente transición en la Isla.

Los nacionales desconfían, de un régimen que durante décadas ha engañado al pueblo cubano, ha mentido al mundo, y sí bien la represión cada vez es más fuerte, algunos parecen haber perdido el miedo y opinan ante las cámaras.

“Son expertos en esconder información”, aseguró un transeúnte.

Los cubanos consultados para el reporte de Martí Noticias, argumentan que si bien ellos deben estar informados, y conocer quiénes son los que van a elegir al nuevo presidente de Cuba, no les brindan la información, y todo como siempre se mantiene bajo el secretismo, y la intriga característica del clan Castro. Ni democracia, ni transparencia, la Mayor de las Antillas, hace más de 60 años no conoce el verdadero significado de estas palabras en el plano político.