El zar de las reformas, el vicepresidente cubano Marino Murillo, reconoció que la aplicación de las reformas económicas emprendidas bajo el mandato de Raúl Castro ha generado “más errores que virtudes” y un “distanciamiento” entre objetivos y praxis.

El vicepresidente indicó que la “insuficiente capacitación” de los recursos humanos causa muchas limitaciones en el cumplimiento de las políticas de la Isla, vinculadas a la actualización del socialismo, recogieron medios oficialistas.

El régimen cubano desde 2010 que se aprobaron las primeras reformas ha aplicado hasta la fecha un total de 100 lineamientos, simultáneamente se ha formado y entrenado a encargados de llevarlas a la práctica, señaló Murillo.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

“Pero la calidad no ha sido buena”, admitió quien fue ministro de Economía de 2014 a 2016 y actualmente dirige la Comisión Permanente para la implementación de la nueva política económica.

El ex titular de economía dijo que en el área de capacitación de los recursos humanos hubo “fallas”, de igual modo destacó la relevancia de realizar nuevos seminarios para poner sobre la mesa las nuevas normas jurídicas del sistema empresarial.

“Actualizar” el socialismo facilitando la inversión extranjera, y la apertura del sector privado, son los dos pilares de las reformas.

Sin embargo el Gobierno cubano dice y deshace, en agosto de 2017 paralizó el otorgamiento de nuevas licencias de cuentapropista entre los negocios más efectivos, como restaurantes, y renta de casas a turistas; el régimen argumentó que era una medida para corregir irregularidades.

Desde entonces los emprendedores cubanos esperan una nueva regulación, con el temor de que sea aún más restrictiva.

Murillo destacó como aspecto positivo que se ha estrechado la relación entre los directivos de las empresas estatales y las juntas de gobierno refiriéndose a repartir el presupuesto para “maximizar” la producción.

El tema de la unificación de la moneda, es una cuestión pendiente en la Isla, según Murillo a la vez que esto se logre el entorno para las empresas del gobierno será más favorable.

(Con información de Cubanet)