(AP) La economía estadounidense creció a una tasa anual de 3,2% entre julio y septiembre, un ritmo menor de lo esperado pero es la mejor cifra para trimestres consecutivos en tres años.

La cifra fue ajustada a la baja luego del cálculo preliminar de 3,3%, informó el jueves el Departamento de Comercio. La modificación se debió que el consumo fue menor a lo calculado, pero ello se vio compensado por un aumento en los gastos de los gobiernos locales y estatales.

Con todo, la tasa de 3,2% siguió a una de 3,1% en el segundo trimestre, la primera vez desde 2014 que hay dos períodos consecutivos con un crecimiento mayor al 3%.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

El presidente Donald Trump ha mencionado estas cifras como prueba de que sus políticas económicas están dando resultado. Varios economistas pronostican que el crecimiento anual del PIB durante el cuarto trimestre será de 3% o más.

El Congreso estadounidense acaba de aprobar una amplia reforma al sistema de impuestos que según economistas dará un estímulo temporal a la economía, para 2018 y quizás 2019 también, pero vaticinan que a partir de entonces los efectos se disiparán debido a que aumentarán las tasas de interés a consecuencia de los mayores déficits presupuestarios.

Aun así, por ahora los economistas se muestran optimistas en cuanto al crecimiento económico a corto plazo. Si el PIB alcanza el 3% en el trimestre actual, sería la primera vez que ello ocurre para tres trimestres consecutivos desde fines de 2004 y comienzos de 2005.

Se calcula que la economía para el año entero alcanzará un crecimiento de 2,3%, un pronunciado aumento con respecto al 1,5% de 2016. Muchos economistas prevén que en 2018 el crecimiento será aún mayor gracias al recorte de impuestos y a un panorama económico mundial más favorable.

Mark Zandi, economista de Moody’s Analytics, vaticina un crecimiento de 2,9% para 2018, con base en recortes de impuestos que según él añadirán 0,4 puntos porcentuales al PIB del próximo año. Los recortes, cree Zandi, añadirán 0,2 puntos porcentuales al PIB de 2019 pero aun así calcula que ese año el crecimiento del PIB no pasará de 2,2% y que caerá a 1% en 2020 como consecuencia de las tasas de interés más altas.

Tales cálculos se asemejan con los de otros analistas que califican los estímulos producidos por el recorte de impuestos como meramente temporales. Los expertos rechazan las aseveraciones del gobierno de Trump de que los recortes de impuestos harán que la economía crezca a más de 3% de manera sostenida.