“Abusivas y aberrantes” consideran las nuevas reglas migratorias de Cuba para buscar negar la ciudadanía a hijos de cubanos en el extranjero que en muchos casos se oponen a la ideología del régimen, son las críticas de representantes del exilio cubano en Miami.

Ramón Saúl Sánchez, presidente del Movimiento Democracia, dijo a EFE: “La nacionalidad de un país no puede depender de la ideología del que esté presidiéndolo el país, eso es ridículo”.

El opositor dijo que se trataba de una “aberración y un indicativo más de cómo el régimen de Cuba discrimina a los cubanos y viola los derechos humanos, ya no solamente de los adultos sino de los niños”.

Para la coordinadora del proyecto CubaDecide, Rosa María Payá, “es una demostración más del ‘apartheid’ político impuesto por el régimen dinástico de La Habana sobre todos los cubanos”.

El líder de la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional, quien se encuentra en Miami, Elizardo Sánchez, se manifestó también en contra de la nueva regulación, y señaló a la prensa que “emprenderla contra familiares, incluidos niños y ancianos, de opositores es una práctica habitual” del régimen castrista durante las casi seis décadas que lleva en el poder”.

Ramón Saúl Sánchez, se quejó: “Cómo es posible que basado en la ideología que pueda tener en el futuro el niño, de antemano, y aún antes de nacer, ya se legisla que ese niño, ese cubano, que no va a poder hacer uso de sus ciudadanía”.

El disidente afirmó que el decreto ley 352 que entró en vigor este lunes, representa un nuevo “escándalo y un abuso” del régimen.

El escritor y bloguero, Orlando Luis Pardo Lazo, comentó que el decreto es “un verdadero monumento a la sinceridad soez del socialismo a la cubana”.

Cuba anunció recientemente cambios en su política migratoria, entre ellos, eliminó “el requisito de avecindamiento”, para que “los hijos de cubanos residentes en el exterior, que hayan nacido en el extranjero, puedan obtener la ciudadanía cubana y su documento de identidad”.

No obstante el decreto brinda la posibilidad al régimen de negar la ciudadanía “cuando el interesado, el padre o madre cubanos o representantes legales de los menores de edad (…), hayan cometido hechos o realizado acciones contra los fundamentos políticos, sociales y económicos del Estado cubano”.

(Con información de Diario de Cuba)