Este jueves, Corea del Norte exhibió ante un grupo de periodistas foráneos que destruía los túneles de su centro de pruebas atómicas, cumpliendo con el compromiso de Pyongyang para alcanzar la desnuclearización de la península coreana.

Ante unos veinte reporteros surcoreanos, chinos, estadounidenses, rusos y británicos, el régimen de Kim Jong-un detonó al menos tres de los cuatro entramados de galerías subterráneas, el último se dice lleva inutilizado más de 12 años, del centro nuclear de Punggye-ri, en la provincia de Hamgyong del Norte, recoge El Nuevo Herald.

Unas fuertes explosiones pudieron observar los testigos a unos 500 metros de distancia, también se destruyeron barracas, torres de observación y otras instalaciones, de acuerdo a medios de prensa surcoreanos.

Entre 2006/2009/2013 y 2016 Corea del Norte ha llevado a cabo unas seis pruebas nucleares, en septiembre del pasado año tuvo lugar la última y la más potente.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

Se cree que la detonación alcanzó el cuarto de megatón (unas 250 veces más potente que la primera explosión de 2006, y 15 veces más que la bomba de Hiroshima.

Los periodistas se subieron al tren en la costa oriental, Wonsan, el miércoles, y doce horas después llegaron a Kilju, iban con las cortinas cerradas para no ver el exterior, desde este último lugar se dirigieron al Monte Mantap por carretera.

La prensa explicó que no será posible transmitir imágenes del desmantelamiento, dado lo remota del área en la que se encuentra el centro de pruebas (a unos 370 kilómetros al noreste de Pyongyang), las imágenes saldrán a la luz cuando los reporteros regresen al hotel en Wonsan, se espera en las primeras horas del viernes (hora local).

Hasta ahora no se ha podido corroborar si el líder norcoreano Kim Jong-un, ha asistido a la destrucción de las galerías de Punggye-ri.

EEUU y expertos de Inteligencia creen que Punggye-ri podría ser reabierto en poco tiempo si Corea del Norte así lo decide, o que podrían excavar un complejo parecido sin gran esfuerzo en otra zona del país, no es la primera vez que el régimen hace gala de su compromiso de desnuclearización, en 2008 destruyeron ante la prensa y funcionarios estadounidenses, e incluso del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA), la torre de refrigeración de su reactor, luego volvió a operar y produjo plutonio.

Otro sector ve en esta simbólica ceremonia, lo que podría significar un avance diplomático que ponga fin al conflicto en la península coreana.

(Con información de El Nuevo Herald)