Yotuel Romero confiesa le ha tocado sentir el rechazo de un parte de su familia por sus opiniones contra el régimen/Imagen de archivo

En entrevista con OK Diario, el músico cubano Yotuel Romero reveló que sus opiniones políticas contrarias al régimen de La Habana, le han costado el rechazo de un sector de su familia en la Isla, el artista también habló de cuánto lamenta la situación del pueblo en el país caribeño, y de sus más recientes éxitos musicales Ámame como soy yo y la polémica Ojalá pase, ambas intentan retratar la inconformidad de gran parte de los isleños con lo que se vive en Cuba.


«Hoy por hoy sería muy sucio meter a la familia en esto por parte del Gobierno cubano, porque el pensamiento de cada cual hay que respetarlo. Por supuesto, sabemos cómo ejerce un Estado como es Cuba en presionar a familiares y amigos. En mi caso personal, yo he sentido el rechazo de mi familia, había una parte que no quería saber nada más de mí», confesó el integrante de la agrupación musical Orishas.

Yotuel explicó que ha vivido en España durante años, y en las últimas votaciones tuvo el «privilegio de votar como español».

«Votamos y después nos fuimos a comer una paella, y hablando con la familia, mis suegros habían votado a un partido, mi esposa y yo a otro y mi hijo a otro diferente. La conclusión que yo saqué fue que con qué facilidad y tranquilidad los que estábamos ahí, de la misma familia, pertenecíamos a ideologías diferentes, pero nos queríamos como familia. Pensé: ‘qué triste que esto no pueda ocurrir en Cuba, qué triste que por yo expresar mis sentimientos públicamente y decir que yo no soy de un sector ideológico como pueda ser parte de mi familia, se me aparte por eso'», contó.

Las señales de repudio comenzaron cuando Orishas lanzó Ojalá pase, un tema duramente criticado por los medios oficialistas de la Isla, y que además causó unas declaraciones cruzadas y un tanto controversiales con el cantautor también cubano Silvio Rodríguez, quien acusó al grupo de haber usado la letra de su canción original Ojalá sin permiso suyo.


Yotuel detalló que le extrañó que el tema pudiera resultar tan polémico, en un contexto en que internet te muestra abiertamente la realidad de Cuba, para él «lo más importantes y necesario es eso: contar la realidad del pueblo cubano. Estamos acostumbrados a que el Gobierno de nuestro país nos censure».

«Allí hay un régimen dictatorial, donde las leyes son muy duras y la censura es el medio común para que la verdad no se conozca. Sabíamos que íbamos a tener algo de censura, pero no este ataque mediático tan grande», argumentó.

El artista dijo han sido calificados como «terroristas musicales», «contrarrevolucionarios», «traidores y anticubanos».

De Ámame como soy yo, su último sencillo inspirado en la letra de una canción de Pablo Milanés, Yotuel expresó que con esta intentan «rescatar todos esos derechos que están prohibidos. La naturaleza de la canción es esa, el decir: ‘díganme todo lo que quieran, pero así soy yo y si yo les respeto, ustedes también tienen que respetarme a mí’.».

«Este es el sentir de muchos cubanos que piensan lo mismo que Yotuel, lo mismo que Orishas, que luchan por la libertad de expresión, por la libertad de sentimiento, para acabar con esta dictadura que no solo te quiere callar, sino también controlar tus sentimientos», comentó el cantante que recuerda que ser cubano no es estar «con Fidel o ser comunista».

«Ámame como soy yo es una oda a la libertad de expresión, que es un derecho fundamental de los seres humanos para expresar cómo sienten, sin mentiras, sin tapujos; entonces era necesario usar esta canción, era necesaria para mí, para Orishas, para todo aquel que de una forma u otra tiene un pensamiento diferente», sentenció.

El músico radicado en España cree que es un momento clave para el cambio en Cuba, en su opinión los jóvenes están comprendiendo «la fuerza de la democracia».

Yotuel dijo además que para él es crucial que «esta lucha continúe con nuevas ganas de cambio», porque lo considera algo justo, y reiteró la importancia de luchar por una Cuba diferente, donde no se discrimine o se encarcele a opositores, y donde la homosexualidad no sea tratada como una enfermedad.