Wendy Guerra, poeta y novelista cubana, nacida en el año 1970, conversó en Francia a propósito de su novela “Domingo de Revolución” (2016): “Los escritores cubanos hemos tenido que sustituir la memoria histórica porque en Cuba están evadiendo contar en la prensa lo que está pasando”, señala Guerra, y subraya que “es su responsabilidad social”.


La autora de “Domingo de Revolución”, dijo sentirse “blanco de la censura”.

“El vicepresidente de mi país hace unos meses, dijo: vamos a censurar, y bien porque todo el mundo censura». “Yo soy el ultimo eslabón de la cadena evolutiva de la censura”, ha acotado Wendy Guerra.

La escritora comenta más sobre la censura en la entrevista:

“Pero mi madre fue censurada, Dulce María Loynaz fue censurada-refiriéndose a la poetisa cubana difunta ya, que disentía de las ideas del régimen cubano.- “Los autores que están en el exilio huyeron de Cuba a causa de la censura”.

Agrega en referencia a su libro, “esta novela es como un gran ballet, donde yo uso los registros de muchos autores como Dulce María Loynaz, todas las autoras mujeres que han sufrido la censura, al ambiente de cada una de ellas, momentos de cada una de ellas, que solo sabemos los cubanos, lo que hay que hacerlo universal, y hacerlo grande para que se entienda”.