Una fuente con conocimiento reveló a Reuters que la Administración de Donald Trump está considerando imponer sanciones a militares y funcionarios de Inteligencia de Cuba, que colaboran con el dictador venezolano Nicolás Maduro, y ayudan a reprimir a los opositores, informó Diario de Cuba.

De ser así, sería la primera vez que el Gobierno de EEUU apunta a un bloque de funcionarios extranjeros aliados al régimen de Venezuela.

Trump ha impuesto ya sanciones sobre decenas de funcionarios del país suramericano, y ha buscado interrumpir las crecientes exportaciones de oro del país, y el acceso a financiamiento externo como parte de una campaña de presión para que el autócrata salga del poder.

Washington evalúa sanciones contra funcionarios cubanos, incluyendo a generales, relacionadas con derechos humanos.


EEUU acusa a estos funcionarios castristas de asesorar al Gobierno venezolano sobre cómo monitorear a disidentes y reprimir las manifestaciones del pueblo de Venezuela.

En cuanto a las sanciones, aún no se ha tomado una decisión final sobre cuándo y quién las impondrá, no está claro aún ni la cantidad ni las identidades de los posibles sancionados.

Si Estados Unidos procede las medidas crearían más hostilidad entre Washington y La Habana, después de que el presidente republicano revirtiera algunas de las medidas de su predecesor en la Casa Blanca que intentó estrechar lazos con el régimen cubano.

La Casa Blanca no quiso emitir declaraciones sobre las posibles sanciones a funcionarios de la dictadura cubana.