El miércoles pasado en la tarde un hombre de Florida murió baleado en la casa donde viven sus tres hijos con su ex esposa, informó la policía del Condado Marion.


Bryant quería visitar a sus hijos, su ex esposa lo había invitado a la casa para que viera a los niños, pero su novio actual Matthews estaba inconforme con la visita, entonces se apareció en la vivienda y «provocó un altercado físico» con el padre de los niños.

En el calor de la pelea Matthews le disparó a Bryant en el pecho, el hombre no resistió y falleció en el hospital.

Los tres niños fueron testigos del asesinato, el padrastro fue acusado de homicidio en segundo grado, y enfrenta además dos cargos de agresión.

Ahora se encuentra preso en la prisión del Condado Marion, donde permanece sin derecho a fianza.


(Con información de El Nuevo Herald)