Vicepresidente de los Estados Unidos, Mike Pence

El vicepresidente Mike Pence asistirá a la toma de posesión del presidente electo Joe Biden el 20 de enero, informaron The Washington Post y otros medios de comunicación el sábado por la noche.


La decisión se produce solo un día después de que el presidente Donald Trump anunciara que no asistiría a la toma de posesión, y tres días después de que un asedio mortal y violento en el Capitolio de los Estados Unidos interrumpiera a Pence mientras presidía la certificación del Congreso de los votos de las elecciones 2020.

Pence enfrentó una inmensa presión de Trump para rechazar la victoria de Biden durante la certificación del Congreso y, en cambio, declarar a Trump como el ganador.

Pence se negó, explicando que creía que sería inconstitucional que un vicepresidente decidiera unilateralmente los resultados de unas elecciones.

Pence también, hasta ahora, se ha opuesto a los llamados para destituir a Trump de su cargo a través de la 25a Enmienda.


Biden dijo el viernes que la decisión de Trump de no asistir a su investidura fue «una de las pocas cosas en las que él y yo acordamos».

Pero agregó que Pence era «bienvenido» para asistir y dijo que creía que era importante seguir los precedentes históricos en lo que respecta a la transición presidencial. «Sería un honor tenerlo allí y avanzar en la transición», dijo Biden.