Viajeros aglomerados en el Aeropuerto Internacional José Martí/Imagen tomada de Twitter/autor: Patrick Oppmann

Un gran número de viajeros se aglomeraban el sábado en la Terminal 3 del Aeropuerto José Martí de La Habana, en un intento por regresar a sus países, luego de que el Gobierno de la Isla cierre parcialmente las fronteras, a partir del martes, ante la crisis por el Covid-19.


Patrick Oppmann, corresponsal de CNN en Cuba, dio a conocer que a la llegada le toman la temperatura a las personas que van viajar por esa terminal.

«Una multitud de personas que intentan llegar a casa antes de que sus países cierren sus fronteras y antes de que Cuba comience a rechazar visitantes a partir de este martes», explicó el periodista.

En tuits posteriores Oppmann reveló estar sorprendido ante la cantidad de personas que aún no cancelan sus viajes, incluso luego de que Cuba anunciara su decisión de cerrar sus puertas al turismo durante 30 días.


Y reveló le inquieta la paradoja de por qué si los Gobiernos a nivel mundial están pidiendo a la gente que se quede en su país, las personas insisten en viajar, poniendo en riesgo su salud y la de otros, o exponerse a quedarse atrapado en un país extranjero por largo tiempo.

Mientras tanto la realidad en las calles de la Isla se imponía, pese a que las personas deben guardar distancia social, y estar en casa para evitar se propague la pandemia.

La periodista independiente Luz Escobar publicaba imágenes de una cola en La Habana ayer por la tarde para comprar mantequilla y pollo.

«Distanciamiento social? #EstáDuro Yo me quiero quedar en casa pero era necesario salir a comprar mantequilla y pollo. Había mantequilla así que pedí el último, eran las 5:27pm. Nadie se conocía. De pronto una señora dijo que ella tenía que hacer la cola para comprar unos perritos», tuiteó Escobar.

El mismo escenario se repetía en un agromercado, donde se podía ver a algunas personas con nasobucos caseros.