Carnavales de Santiago de Cuba

Diario de Cuba denunció la violencia y los diversos hechos de sangre que ocurrieron en la oriental provincia de Santiago de Cuba antes y en medio de los carnavales de julio pasado.


La violencia, explica el medio de prensa, comenzó desde la primera quincena de julio, cuando se celebraba el carnaval infantil, a causa de la venta masiva de bebidas alcohólicas los ajustes de cuenta y riñas se desataron.

Geovanis Ferrera, vecino de la avenida Martí contó que «apenas ponen un termo de cerveza y el dichoso reguetón, y comienza el ‘coliseo'».

Durante los días 12, 13 y 23 de julio ocurrieron hechos de sangre en el barrio Micro 7, del distrito José Martí, se destacan homicidios en los cuales los implicados fueron jóvenes y menores de edad, como víctimas o victimarios, destaca el portal de noticias sobre Cuba.

Integrantes de pandillas juveniles fueron los protagonistas de muchos de estos violentos incidentes, de acuerdo a los vecinos.


Pese a que era un evento infantil, y en años anteriores se vendían solamente refrescos y otros productos adecuados para los menores, este verano se comercializaron bebidas alcohólicas.

El pasado 11 de julio una de las víctimas halladas en Micro 7, fue apuñalada presuntamente por un adolescente de 15 años llamado José, jefe de la pandilla los «Trescienticos».

El adolescente «estaba bebiendo desde por la tarde y buscando problemas», reveló un hermano de José.

«Ya en la noche se metió con José y lo empujó. José lo amenazó y él quiso golpearlo con un bate, por lo que mi hermano, que estaba armado, le dio siete puñaladas. Ahora esta detenido en menores», añadió el santiaguero.

Anocheciendo el 12 de julio, durante la «Invasión de Los Hoyos», un joven de 29 años identificado como Adrián Cabado Masa, fue ultimado después de de una riña con alias el «Pocho», quien le pinchó el pecho con una lima con punta, a causa de una vieja rencilla. Cabado Masa falleció horas más tarde.

Otra de las víctimas fatales durante las fiestas populares en Santiago de Cuba, fue Frank Camilo, de 33 años de edad, alias «El Turco».

«El Turco» era un abusador que se dedicaba a quitarle los productos del agro a los campesinos y a los revendedores, explicaron fuentes cercanas a la prensa independiente.

Una de las personas con quien tenía un conflicto lo sorprendió y terminó matándolo a puñaladas.