Downtown de Miami. Foto: Cuba en Miami

Vecinos de Miami-Dade piden a los comisionados del condado hacer algo que los beneficie, y mejore la situación de la vivienda, informa El Nuevo Herald.


Durante la audiencia del plan de presupuesto de $8,900 millones del condado para 2020, un residente tras otro pidió ante el micrófono tomar medidas para reducir el alto costo de la vivienda en Miami-Dade.

«Cuando pago mi alquiler, me quedo sin nada en el bolsillo», explicó Bruno Wissiey, trabajador de un hotel y vecino del Pequeño Haití.

Según el diario miamense, en el plan de presupuesto propuesto hace dos meses, que ha sido aprobado de manera preliminar por la comisión, hay $645 millones, un aumento de 15%.

Por otra parte durante la audiencia de cinco horas, los comisionados no dieron buenas noticias a los electores, la próxima reunión cumbre condal sobre vivienda se ha fijado para el 7 de octubre.


Defensores lamentan que Miami-Dade demore mucho en concretar los proyectos de vivienda, y millones de dólares en subsidios pasan de año en año, incluso con más dinero en los planes.

La comisionada Eileen Higgins dijo en la audiencia que cree que todos entendieron un mensaje claro:

«La vivienda asequible está en una crisis verdadera. El financiamiento del fideicomiso para la vivienda asequible es crucial. Pero conseguir que se gaste el dinero asignado es parte de lo que hace falta hacer, en vez de solamente presupuestarlo».

Los fondos asignados no se usan porque financian solamente una parte de los proyectos público-privados que generan la mayor parte de la vivienda asequible en Miami-Dade, comentó Michael Liu, director de Vivienda del condado.

Los fondos condales quedan atrapados en asignaciones, pero no se gastan entre un presupuesto y el otro, porque los urbanizadores enfrentan una fuerte competencia por fondos estatales y federales.

Y El Nuevo Herald revela que unos $190 millones en fondos condales por gastar en la vivienda asequible del presupuesto de 2019 pasarán al del año próximo.

Un grupo pidió a los comisionados agregar $60 millones al presupuesto de 2020 para construir y preservar viviendas asequibles en todo el condado, mientras otros los exhortaron a repensar programas que ya existen, y enfocar su atención en hallar viviendas para quienes tienen menos ingresos.

«Es un asunto muy complejo. Una ordenanza condal limita la contribución de fondos condales a un máximo de 25% [de un proyecto de vivienda]. Los urbanizadores tienen que encontrar el otro 75% en otra parte. Ese es el reto de la vivienda asequible», detalló Liu.