Universidad de La Habana

Escuelas y universidades cubanas están invadidas por un ejército de funcionarios que sataniza a los estudiantes con creencias diferentes a las del Partido Comunista (PCC) en la Isla, y los expulsa de estos centros estudiantiles, denunció la Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado de Estados Unidos en Twitter.


«A medida que comienza el nuevo año escolar #Cuba , un ejército de apparatchiks ha invadido escuelas y universidades, y ha comenzado a expulsar a los que hablan en contra del partido comunista», alerta el tuit.

Apparátchik, según definiciones en la web, «es un término coloquial ruso que designaba a un funcionario profesional, a tiempo completo del Partido Comunista o la administración soviética».

«Proteja la educación: comience el año restableciendo a los maestros y estudiantes prohibidos», añadió la oficina del Departamento de Estado dedicada a implementar la política exterior de EEUU.


En junio pasado el Gobierno norteamericano, a través de la Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental convocaba al proyecto «Líderes cubanos emergentes», con el objetivo de permitir de que los participantes se establezcan en la Isla como recursos profesionales para promover la democracia y los derechos humanos en Cuba, informó en esa ocasión Martí Noticias.

El jueves de esta semana la Gaceta Oficial de Cuba, publicó el Acuerdo No. 8625, suscrito el pasado 11 de julio, el mismo establece que los aspirantes a maestrías y doctorados en el país caribeño necesitan demostrar sus cualidades político-ideológicas, para que los rectores de las universidades y directores de entidades de ciencia autoricen su ingreso a estos programas.

Durante décadas, desde la llegada al poder de Fidel Castro, las universidades cubanas han practicado el esquema de discriminación por motivos políticos, expulsando a profesores y a estudiantes por pertenecer a organizaciones opositoras, o a causa de hacer valer su opinión crítica.