Una pareja de cubanos junto a su niño de 2 años fueron abandonados por coyotes en Cabo Tiburón, un sector inhóspito de Colombia, allí permanecían sin agua potable ni comida, hasta que la policía de ese país los avistó en medio de un operativo de vigilancia, reportó el canal RCN.

Los cubanos fueron trasladados en unas lanchas y dejados a su suerte en las playas de Cabo Tiburón, localizado en la frontera de Colombia y Panamá, un lugar exótico de la Serranía del Darién, sitio que también utilizan los coyotes para el tráfico humano.

La familia estuvo tres días caminando en lo profundo de la selva, con el menor, justo cuando pensaron no saldrían de allí con vida, la patrulla de la policía los avistó.


Los tres cubanos presentaban un alto grado de insolación, deshidratación y graves lesiones en sus pies, al ser hallados fueron trasladados de inmediato a Capurganá, donde les atendieron médicos y le dieron alimentación.

La familia no pudo cumplir con su sueño de llegar a EEUU, pero agradecen que el pequeño y ellos estén con vida.

El coronel Gerzon Fajardo, comandante departamento Policía de Urabá, aseguró que «personas inescrupulosas que engañan a estos migrantes por un valor de 2.500 dólares. Los pasan a sectores y playas entre Acandí y La Miel donde los dejan abandonados», lucrando con los migrantes que sueñan con cruzar la frontera con Centroamérica para llegar a territorio estadounidense.