Policia Nacional España. Foto: Cuba en Miami

Una pareja cubano-germana ha sido acusada de estafar y maltratar a varios ancianos bajo su cuidado en Cádiz, España, de acuerdo a Diario de Cuba que citó información de Europa Press, la Fiscalía ha pedido para Estrella de nacionalidad cubana y Markus, ciudadano alemán, 19 años de prisión.


Ambos enfrentaron cargos por estafa, delito continúo de falsedad de un documento público, delito de maltrato habitual y cuatro delitos de lesiones.

El Tribunal de Cádiz pidió para este caso, una fianza de 1.009.112 euros, a fin de asegurar las responsabilidades pecuniarias que pudieran imponérseles, todo ello «con el apercibimiento de que, de no prestarla, se le embargarán bienes en cantidad suficiente para asegurar» el monto.

Luego el juez ratificó la condena en la cárcel para los acusados, en abril pasado, después de que el Ministerio Público reclamara para cada sospechoso 12 años de prisión y el pago de una multa de 21.600 euros por un delito continuado de estafa, además de tres años por falsificación de un documento público, y cinco años sin acercarse a menos de 200 metros de la víctima.

La cubana y el alemán también tendrán que indemnizar a una de las víctimas referidas con un total de 852.642 euros, y pagar la suma de 156.470 euros al Estado español por los montos que tomaron de manera indebida.


La pareja fue encausada porque se descubrió pretendían robarse la herencia de una de las ancianas que cuidaban, para lo cual usaron la firma de otra.

Los presuntos «podrían haber llevado a cabo actos similares desde septiembre de 2007, momento en que dejaron de trabajar para la residencia de ancianos en la que prestaban servicios por cuenta ajena en la isla de Tenerife», indicó el juez.

Por otra parte, el magistrado dijo que «podría articularse una verdadera intención criminal por parte de los investigados, quienes se prevalían de la situación de vulnerabilidad en que se encontraban los ancianos para obligar a éstos a otorgar poderes a su favor y, con ello, conseguir desplazamientos patrimoniales de grandes cantidades de dinero o activos inmobiliarios».

Una de las ancianas que falleció en octubre de 2017, «en un estado deplorable de salud», presentaba lesiones cuando ingresó al hospital, y tenía desnutrición, deshidratación y mala higiene.