Crisis de los balseros en Cuba. Foto: Guardia Costera de Estados Unidos

Pese a la eliminación de la política «pies secos/pies mojados» por la administración de Barack Obama en enero de 2017, los cubanos se siguen lanzando al mar en peligrosas travesías con destino a Estados Unidos, por la miseria y opresión política que se vive en la Isla, informa Martí Noticias.


Datos de la Guardia Costera arrojan que un total de 96 cubanos han sido interceptados en el Estrecho de la Florida por las autoridades estadounidenses, desde el 1 de octubre pasado, cuando comenzó el año fiscal 2020 hasta la fecha.

Aunque la estadística se ha reducido exponencialmente, en comparación con el año fiscal 2019, cuando 481 cubanos fueron interceptados en el Mar Caribe y en las costas de la Florida, la cifra no es tan pequeña si se tienen en cuenta los riesgos, y se entiende que ya los cubanos no tienen privilegios migratorios en EEUU si llegan de esta forma.

Luis Rodríguez, Comandante del Séptimo Distrito de la Guardia Costera, que abarca las Isla Vírgenes estadounidenses, Puerto Rico, Florida y Carolina del Sur, explicó a la emisora del exilio, que continúan «las operaciones en medio de la pandemia y nos mantenemos vigilantes a los intentos de migrantes que tratan de ingresar ilegalmente al territorio de EEUU en frágiles embarcaciones, sin el equipo adecuado, poniendo sus vidas en riesgo».

La Guardia Costera no reveló el número de cubanos que repatriaron al Puerto de Cabañas.


La advertencia del Comandante de los guardacostas estadounidenses llega a punto de comenzar el verano, justo cuando tradicionalmente el flujo de los balseros cubanos aumenta, coincidiendo también con el inicio de la temporada ciclónica del 1 de junio al 30 de noviembre, lo que supone un riesgo mayor.

El oficial alerta que «el Estrecho de la Florida es sumamente inclemente, es muy peligroso, y las condiciones en esa zona cambian dramáticamente y de súbito. Simplemente, no vale la pena».