El jueves en Deerfield Beach, Florida, un pequeño de apenas diez meses fue mordido en la cabeza por un perro, el niño tuvo que ser llevado de emergencia al hospital, reporta El Nuevo Herald.

Sobre las 6:00 pm los rescatistas respondieron a una llamada por el incidente, y acudieron a la cuadra 3300 de la 1 court del suroeste, según la policía del Condado Broward (BSO).

Por fortuna las heridas que presentaba el menor no ponían su vida en riesgo, el bebé logró ser estabilizado y aerotransportado al Hospital Broward Health North.

El perro que atacó al niño posiblemente es de la raza golden retriever, de acuerdo a las autoridades.


(Con información de El Nuevo Herald)