Doctor cubano Alejandro de Quesada estuvo entre los cuatro investigadores que crearon Gatorade (Imagen tomada de
Business Observer)

El doctor cubano Alejandro de Quesada trabajó con un equipo de tres médicos en el campus de la Universidad de Florida para crear una de las bebidas deportivas de más éxito mundial, Gatorade en el verano de 1965, reportó Business Observer hace algunos años cuando logró entrevistar al especialista.


De Quesada llegó a EEUU procedente de Cuba en 1959, con apenas $ 5 en el bolsillo, sin pertenencias ni ropa, el gobierno de Fidel Castro se aseguró de eso cuando registraron al galeno en el aeropuerto antes de irse, el médico cubano dejaría atrás a su familia.

«(El régimen) quería que firmara un documento que decía que estaba de acuerdo con lo que estaban haciendo. Me negué a firmarlo. Decidí venir a los Estados Unidos», confesó al ser entrevistado en 2014.

Al llegar a Estados Unidos de Quesada era un joven médico especialista en enfermedad renal que trató a pacientes en Cuba durante dos años.

En tierra de libertad comenzó a trabajar en el Hospital General de C.C., desde entonces siguió practicando y enseñando medicina durante 40 años.


El cubano ayudó a iniciar la escuela de medicina en la Universidad del Sur de Florida y cofundó la Fundación Lifelink de Florida, que facilita las donaciones de órganos y tejidos.

Además fue uno de los cuatro médicos que creó Gatorade en el campus de la Universidad de Florida en el verano de 1965, casi 54 años después, la bebida deportiva sigue teniendo mucho éxito.

En una entrevista hace algunos años, el doctor contó que su tatarabuelo fue juez de la Corte Suprema la Isla, y sus antepasados ​​del lado de la familia de su esposa lucharon en las guerras civiles cubanas en el siglo XIX.

Al graduarse como médico en la Facultad de Medicina de la Universidad de La Habana, De Quesada pasó dos años en una región montañosa de Cuba, donde trató a algunas de las personas más pobres del país.

Del nacimiento de Gatorade, el médico confiesa la idea surgió en una conversación en una cafetería de la UF entre un especialista en enfermedades renales, el Dr. Robert Cade, y Dwayne Douglas, un asistente técnico de fútbol.

A Douglas le preocupaba que muchos de sus jugadores estaban siendo golpeados por el calor y la deshidratación.

El equipo médico en el que trabajó el cubano descubrió una fórmula que mezclaba carbohidratos y electrolitos tras la investigación, llamaron a la bebida Gatorade.

Pero De Quesada admitió que estaban más interesados en tratar a las personas con deshidratación.

«Nunca pensamos que había un valor comercial en eso», reconoció, sin embargo la bebida se extendió rápidamente en el mundo del deporte.

Aunque De Quesada se negó a revelar cuánto recibió en regalías de Gatorade, admitió que «los ingresos de Gatorade me permitieron hacer el tipo de medicina que quería hacer sin tener en cuenta el aspecto financiero».

El isleño también usó los ingresos para enviar a sus hijos y nietos a las mejores escuelas en EEUU, una lección que aprendió de la Cuba de Castro, es que la educación es la mejor manera de superar los desafíos de la vida.

No sabemos si el doctor De Quesada sigue con vida, pero sin duda es otro orgullo cubano.