Noel Martínez Avilés de 17 años, hijo del opositor cubano Raúl Martínez Caraballo, y residente en el municipio Manuel Tames, Guantánamo, ha sido sentenciado a cinco años de prisión, bajo “cargo de atentado”, contó a Martí Noticias su padre, coordinador de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU).


El muchacho enfrentó a la Seguridad del Estado el pasado 1 de octubre cuando intentaron allanar su vivienda sin una orden de registro.

“Mi esposa no los dejó entrar, les dijo que yo no me encontraba en la vivienda, que ellos no podían entrar así como ellos querían”, detalló el miembro de la UNPACU.

Caraballo narra que aunque los oficiales de la seguridad y la policía buscaron apoyo en el barrio para realizar el registro “las personas no quisieron prestarse para eso”.

El suceso encontró su clímax cuando un oficial amenazó con matar al perro del joven con un disparo, y Martínez Avilés protestó irritado.


El disidente indicó: “Llamaron a la policía de “Manuel Tames” completa y el cuerpo del Ministerio del Interior y 12 agentes de la Seguridad del Estado”.

Ambos fueron conducidos a la unidad policial del municipio, al padre lo trasladaron a Operaciones en Guantánamo por cuatro días, y al dejarlos en libertad, el joven quedó pendiente a un juicio.

El tribunal municipal condenó al joven de apenas 17 años, el viernes 24 de noviembre, aunque el abogado defensor del muchacho discrepara de la sentencia, argumentó el coordinador de la UNPACU.

“El abogado les dijo a ellos que para entrar a hacer un registro, la orden tiene que estar firmada por Fiscalía; la conducta que le pusieron a mi hijo fue de contrarrevolucionario y antisocial. El jefe de sector no se presentó y el abogado les dijo: ‘Ustedes están acusando a este niño de todas esas conductas negativas en el barrio cuando no ha sido ni multado por el jefe de sector”, alegó Caraballo.

Seis años atrás, cuando apenas era un niño, su hijo fue detenido y llevado ante una fiscal.

“Cuando tenía 11 años me lo llevaron para un tribunal, lo citaron conmigo y su mamá y lo interrogó la fiscal del municipio (preguntándole) que si él había puesto carteles, lo han estado acusando desde los 11 años de edad”.

Hasta el 8 de diciembre, debe aguardar la familia del joven para que se haga firme la sentencia, y Noel Martínez Avilés cumpla la condena en un centro correccional con internamiento.