Aunque no se reportaron víctimas, y aun no se han cuantificado los daños, un incendio sobre las 7:30 pm hora local, devoró el domingo los 200 años de historia del Museo Nacional de Río de Janeiro, según AFP, una de las joyas culturales más preciadas de Brasil, que contenía un acervo de más de 20 millones de piezas valiosas.

Hasta el momento se desconocen las causas que pudieron provocar el fuego, el incidente ocurrió cuando las puertas fueron cerradas al público.

Un portavoz de los Bomberos de Río de Janeiro informó que “por ahora no hay informaciones de víctimas. Se propagó (el fuego) muy rápidamente. Ahí hay mucho material inflamable”.

El majestuoso edificio que ocupa una extensión de más de 13.000 metros cuadrados en el norte de la capital carioca era devorado durante horas por enormes llamas, imágenes aéreas de TV Globo así lo demuestran.


Las llamas avanzaban por los cientos de salas del Museo, destruyendo todo a su paso, pese al efectivo envío de 20 cuadrillas de bomberos, recoge Diario de Cuba.

Michel Temer presidente brasileño, menciona en un comunicado de prensa: “hoy es un día trágico para Brasil. Se han perdido 200 años de trabajo, de investigación y conocimiento”.

“Podría haberse evitado”, añadió.

El Museo se fundó en 1818, y fue creado por el rey Juan VI, el Museo Nacional es uno de los más antiguos de Brasil, una importante institución científica.

Entre sus piezas había una colección de momias egipcias, y otra de arte y artefactos grecorromanos, así como colecciones de paleontología, incluido el esqueleto de un dinosaurio que se descubrió en la región de Minas Gerais, llamado “Luzia”.

Luiz Fernando Dias Duarte, vicedirector del museo, dijo sentir “un desánimo profundo”, y a la vez una “inmensa rabia”.

“Todo el archivo histórico, que estaba almacenado en un punto intermedio del edificio, fue totalmente destruido. Son 200 años de historia que se fueron”, lamentó.

El vicedirector culpó a las autoridades brasileras de “falta de atención”, y añadió que nunca se contó con un “apoyo eficiente y urgente” para la adecuación del museo.

“Luchamos hace años, en diferentes gobiernos, para obtener recursos para preservar adecuadamente todo lo que fue destruido hoy”, confesó a la prensa.

En 2015 durante el Gobierno de la izquierdista Dilma Rousseff, el museo “fue cerrado por falta de recursos para su mantenimiento”.

No obstante los problemas del recinto fueron acumulándose a lo largo del tiempo, señalaron algunos como el ministro de Cultura, Sérgio Sá Leitao.

“Lamentablemente esto ocurre justo cuando las medidas estaban siendo tomadas. El BNDES (Banco Nacional de Desarrollo) firmó en junio un contrato de patrocinio por valor de 21,7 millones de reales (USD 5,3 millones de dólares)”, escribió en Twitter.

(Con información de Diario de Cuba)