Matt Fino, un hombre residente en Boca Raton, al despertarse el lunes por la mañana, encontró un cocodrilo en la piscina de su casa.

Según el hombre tuvo que cerciorarse, mirar bien, pues no creía lo que veía; un cocodrilo de ocho pies de largo estaba acostado en el fondo de su piscina.

Fino llamó a las autoridades locales, y la policía envió una patrulla a su vivienda; el oficial se mantuvo a una distancia prudente del reptil hasta que llegaron los expertos de la Comisión de Pesca y Conservación de Vida Silvestre de la Florida (FWC) y se llevaron el animal.

“Era algo asombroso”, confesó el propietario de la casa al canal WPTV.


La esposa y el hombre dicen que creen que el enorme cocodrilo llegó a la casa desde un canal que está próximo.

(Con información de El Nuevo Herald)