En una semana, para el 9 de julio, el presidente estadounidense Donald Trump pretende anunciar a su candidato para reemplazar en el Tribunal Supremo a Anthony Kennedy, un juez conservador moderado, que días atrás anunció su jubilación.

Este lunes la Casa Blanca dijo que existe un equipo destinado a elegir a un nuevo juez para la Corte Suprema, y presionar que sea confirmado en el Senado, una batalla que se ha convertido en prioritaria para el mandatario estadounidense, que busca según El Nuevo Herald, “dejar una huella conservadora en la alta corte”.

El equipo estará liderado por la oficina del abogado de la Casa Blanca, Don McGahn, informó hoy la portavoz de la residencia presidencial, Sarah Huckabee Sanders.

El equipo se encargará de “supervisar la comunicación, la estrategia y la coordinación del mensaje” de la Casa Blanca con el de sus “aliados” en el Congreso.


Por su parte, el director de la oficina de contactos públicos de la Casa Blanca, Justin Clark, encabezará la relación de Trump con las organizaciones conservadoras y grupos de presión interesados.

Sanders afirmó que además del personal administrativo y “equipos de abogados de la oficina del abogado de la Casa Blanca y el Departamento de Justicia están ya trabajando para asegurar que el presidente tiene toda la información que necesita para elegir a su nominado”.

“El Departamento de Justicia está completamente implicado para apoyar el proceso de nominación y confirmación”, añadió.

El presidente ha prometido que elegirá a su candidato de entre una lista pública de 25 candidatos, que se oponen al aborto, y prometen el derecho a portar armas de fuego.

En el Congreso, los republicanos quieren que el nuevo juez sea confirmado antes de las elecciones legislativas de noviembre.

Los demócratas por su parte, buscarán retrasar el proceso con la esperanza de poder recuperar la mayoría en el Senado, y bloquear cualquier nombramiento de Trump.

(Con información de El Nuevo Herald)