René Lecour, quien es dueño de una tienda especializada, y un grupo de patinadores cubanos levantaron rampas de concreto en el interior de un gimnasio abandonado del complejo educativo de Ciudad Libertad.

El cubanoamericano de 50 años, empezó a viajar a la Isla hace casi una década, y su grupo Amigo Skate Cuba se ha convertido en el elemento propicio para la pequeña comunidad de patinadores foráneos que han intentado suministrar de tablas y otros equipos a sus colegas en la Mayor de las Antillas.

Varios grupos musicales ofrecieron conciertos gratuitos, y jóvenes deportistas recibieron 60 patinetas donadas, nuevas o restauradas, en la gran inauguración del parque para el incipiente movimiento skate cubano.

Las instalaciones se usan a diario, y en junio está prevista una convención nacional de skaters en la Isla.


En los últimos 15 años, las autoridades deportivas en Cuba han tolerado la disciplina, estimulando incluso en alguna que otra ocasión a su práctica.

El Gobierno cubano hace más de diez años, permitió la creación de unas instalaciones similares, ahora deterioradas, en el Parque Metropolitano, pero no existe federación oficial para este deporte, ni tiendas que comercialicen patinetas, que de establecerse tendrían precios exorbitantes para el cubano de a pie.

En la década de los 80, la disciplina del patinaje comenzó apenas entre unos pocos seguidores, y ahora cientos siguen este deporte, pero la cifra exacta no se ha recogido.

(Con información de Diario de Cuba)