watergate-espia-cubano


Una peculiar conexión entre el caso Watergate y Cuba ha sido revelada tras la aparición de nuevos documentos, y se ha desvelado que Eugenio Martínez, alias «Musculito», fue uno de los cinco hombres que entraron en la sede del Comité Nacional Demócrata en lo que supuso el inicio del escándalo por espionaje.

Este cubano anticastrista, que ya había participado en 1961 en la fallida invasión de Bahía de Cochinos, estaba a sueldo de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) en el momento de la irrupción en la delegación demócrata.

Martínez proporcionaba a la CIA información sobre sus compatriotas exiliados en Miami. Junto a él, irrumpieron en el Watergate James McCord, Frank Sturgis y Bernard Baker, además del también cubano Virgilio González, en una operación de espionaje político interno.

El documento, revelado por orden judicial, llamado «Working Draft – CIA Watergate History», fue redactado entre 1973 y 1974 y se mantuvo en secreto durante más de 40 años.


Más allá de Martínez, el documento también revela una reunión ocurrida el 12 de julio de 1972, apenas un mes después de la detención de la cuadrilla en el Watergate, entre el entonces subdirector de la CIA, Vernon Walters, y el director del FBI, Patrick Gray.