En Jovellanos, Matanzas, Lázaro Rodríguez conducía un bicitaxi, pero no tenía licencia para ejercer como cuentapropista, a causa de que el Gobierno cubano en agosto paralizó el otorgamiento de los permisos al sector privado. Hostigado a diario por la policía, protestó con un cartel frente al gobierno local.

El conductor del bicitaxi fue sentenciado por un tribunal cubano a 10 meses de privación de libertad por el supuesto “delito de resistencia”.


Idalmis García, esposa de Rodríguez, comentó a Martí Noticias que todo comenzó luego de que la policía estuvo en Jovellanos, porque el hombre conducía el vehículo sin licencia para el uso comercial.

El 8 de enero, el esposo de Idalmis agobiado por la situación protestó portando un cartel frente a una oficia del gobierno provincial, y de ahí se lo llevaron detenido.

Según García “le echaron 10 meses, por resistencia”. La esposa era testigo en el juicio celebrado esta semana, por su recuento no pudo asistir porque fue arrestada por la fuerza y conducida al calabozo.

El conductor del bicitaxi cumplirá su sanción en la prisión Combinado del Sur, en Matanzas, a donde será trasladado la semana entrante.


La pareja de Rodríguez, dijo acerca del incidente del 8 de enero: “Él se paró en la casa del Partido (Comunista) que fue donde sacó el cartel el 8 (de enero) y (…) llamaron a la policía. La policía lo recoge y lo llevan para la unidad”.

La mujer detalló que su esposo intentó si éxito explicar sus razones a las autoridades, que lo acosaron por conducir el vehículo sin licencia.

“Mi esposo le dijo, ‘compadre que tú prefieres, que yo esté preso, que yo robe, estoy trabajando, buscándome los kilitos, déjame trabajar’. Pero se encarnó arriba de mi marido y le dijo que lo iba a hacer tierra”, denunció Idalmis.

Ella añadió que hay testigos de que él no se resistió pero que a la gente “no le gusta comprometerse”.

Idalmis dice que el pueblo vio que su esposo no hizo resistencia, que puso sus manos hacia atrás, y se dejó colocar las esposas.

A menudo, los conductores de bicitaxi son blanco del acoso policial en la Isla. El Ministerio de Transporte (MITRANS), en abril pasado emitió una nueva disposición que los obliga a portar una identificación visible, y limita su circulación solo a determinadas zonas.

(Con información de Martí Noticias)