Esta semana el Departamento de Estado de EEUU informó acerca del caso, del primer civil estadounidense que visitó China, y experimentó síntomas similares a los que experimentaron los funcionarios de EEUU en La Habana, y en el consulado estadounidense de la ciudad china Guangzhou.


De igual modo no identificaron al ciudadano norteamericano, sin embargo la noticia recogida por Reuters y citada por CubaNet añade que “ya van diecinueve ciudadanos privados estadounidenses que han reportado síntomas del mismo tipo, después de viajar a Cuba”.

En cuanto a los diplomáticos de EEUU, se han reportado un total de 26 afectados en la Mayor de las Antillas, y uno en China.

Todos estos funcionarios han regresado a Estados Unidos, luego de presentar síntomas como lesión cerebral leve, o conmoción cerebral, problemas auditivos, migrañas, insomnio, entre otros.

Aún se desconoce las causas de estos síntomas, así como quién los puede haber perpetrado.


En marzo pasado EEUU emitió una alerta de viaje, en la cual recomienda a los estadounidenses reconsiderar un viaje a Cuba, según CubaNet advirtiendo que “muchos empleados de la Embajada de EE.UU. en La Habana parecen haber sido blanco de ataques selectivos”.

Según el mismo medio el aviso añadía: “las personas afectadas han reportado una variedad de síntomas físicos que incluyen molestias en los oídos y pérdida de la audición, mareos, dolores de cabeza, fatiga, problemas cognitivos, problemas visuales y dificultad para dormir”.

En mayo un ciudadano estadounidense desde Guangzhou se comunicó con el Departamento de Estado e informó que experimentaba síntomas parecidos luego de viajar al país asiático.

Con este caso confirmado ayer jueves, serían dos los afectados estadounidenses en China.

(Con información de CubaNet)