Un matrimonio de cubanos arrestados el pasado viernes en el Aeropuerto Internacional de Miami continúan presos el día de hoy en distintos centros de detención, según medios de prensa local.

Aquilino Caraballo y Georgina Hernández, de 67 y 64 años respectivamente, viajaron a Miami para visitar a sus hijos y fueron detenidos en el aeropuerto, no obstante de tener visa de turistas por cinco años.

También se conoció que el matrimonio ha sido separado; mientras que Aquilino fue enviado al Centro de Krome, Georgina fue remitida al Centro de Transición de Broward, en Pompano Beach.


Consternados por los sucesos, los hijos temen que sus padres sean deportados a la isla comunista como parte de los recientes acuerdos entre los gobiernos de Estados Unidos y Cuba.