Aunque los negocios particulares en Cuba estaban despuntando, las medidas que ha tomado desde hace meses Donald Trump han incidido directamente en su crecimiento, tras dos años y medio de auge, reporta Martí Noticias.


Trump ordenó en junio mayores restricciones de viajes hacia Cuba y después el Departamento de Estado recomendó no visitar la isla por los supuestos ataques acústicos que sufrieron 21 diplomáticos norteamericanos.

Todas estas medidas están llevando a la isla nuevamente hacia las sombras.

«Como mismo influyó positivamente cuando se restablecieron las relaciones (Cuba-EEUU), ahora va a ser muy negativo y va a incidir sin dudas. Están creando un ambiente de inseguridad a los que intentan viajar a Cuba», dijo José Enrique Montoto, que renta un apartamento.

Montoto aseguró que tuvo que cancelar una reservación porque los tres ciudadanos estadounidenses que la habían solicitado decidieron no viajar a Cuba.

Otro golpe que sufrió el turismo fue el paso de Irma, que dejó muchos de los polos turísticos de Cuba devastados.


«Estoy preocupada por el impacto que (la advertencia) tendrá en nuestro negocio en 2018 y 2019», dijo Andrea Holbrook, propietaria de Holbrook Travel, con sede en Florida, que organiza tours a más de 30 países.