El presidente de Estados Unidos reveló hoy su plan para combatir la crisis por la adicción a los opioides. La estrategia incluye pena de muerte para traficantes y un llamado al congreso a endurecer las sentencias.


El plan de Trump también busca reducir las prescripciones de opioides en una tercera parte por los próximos tres años y promover prácticas para reducir la sobreprescripción a través de los programas de salud federales.

«Si no nos ponemos duros con los traficantes de drogas, estamos perdiendo el tiempo … Y esa dureza incluye la pena de muerte» dijo Trump.

«Quiero ganar esta batalla. No quiero irme al final de los 7 años y tener este problema» continuó Trump.

El plan también persigue a los doctores y farmacias negligentes y pide tomar acciones civiles contra los fabricantes de opioides que rompan la ley. La propuesta busca además ayudar a los adictos, al ampliar el acceso a instalaciones que permitan su tratamiento.