El autor de la masacre en la escuela secundaria en Parkland, Florida, en 2018 regresó a la corte el lunes para la fase de sentencia de su caso en la que un jurado decidirá si es condenado a muerte o cadena perpetua sin libertad condicional.

Nikolas Cruz, de 23 años, se declaró culpable en octubre de 17 cargos de asesinato en primer grado por la muerte de 14 estudiantes y tres miembros del personal de la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas pero intentará que no lo sentencien a la pena de muerte.


Un jurado compuesto por siete hombres y cinco mujeres, respaldado por 10 suplentes, escuchará el caso, que se espera que dure unos cuatro meses.

El fiscal principal Mike Satz destacó la brutalidad de Cruz mientras acechaba un edificio de aulas de tres pisos y disparaba su rifle semiautomático AR-15 por los pasillos y las aulas. Cruz a veces caminaba hacia las víctimas heridas y las mataba con una segunda ráfaga de disparos.

Cerca de 50 familiares de las víctimas estaban en la sala del tribunal para presenciar el juicio de sentencia.

A los miembros del jurado se les explicó que para votar por la pena de muerte, las circunstancias agravantes que la acusación ha presentado para la víctima en cuestión deben, a su juicio, “superar” los factores atenuantes presentados por la defensa.

Independientemente de la evidencia, cualquier miembro del jurado puede votar por cadena perpetua por piedad. Durante la selección del jurado, los panelistas dijeron bajo juramento que son capaces de votar por cualquiera de las sentencias.