En estos momentos La Casa Blanca se encuentra desarrollando un proceso investigativo para conocer cómo se filtraron a los medios los detalles de las más recientes conversaciones telefónicas sostenidas entre el presidente Donald Trump y los presidentes de México y Australia, declaró el portavoz de la Casa Blanca Sean Spicer a Fox News Channel.


Según el portavoz Spicer, «El presidente se toma estas filtraciones muy en serio» y en un reciente contacto establecido con Enrique Peña Nieto, sobre el pago por la construcción del tan nombrado muro en la frontera entre ambos países, Trump dejó saber a Peña Nieto que el estaría en la posición de enviar al Ejército de Estados Unidos a su país para detener a los cárteles del narcotráfico, muestra una transcripción obtenida por Aristegui Noticias y Associated Press. A raíz de la publicación de esta información, La Casa Blanca ha declarado que los comentarios realizador por el president Trump fueron con intención de bromear con su homólogo mexicano. Además el canciller mexicano, Luis Videgaray, negó a los medios que dicha conversación hubiese sido áspera.

Luego Trump estableció contacto con el perimer ministro de Australia, Malcolm Turnbull, la que calificó como “la peor llamada del día”. Después de una tensa discusión con el ministro, Trump cortó la comunicación producto de desacuerdos en el intercambio de refugiados. Los detalles de esta conversación salieron a la luz pública en el Washington Post, lo cual atentó seriamente a la relación entre ambos funcionarios.

Según Spicer, a raíz de estas constantes filtraciones y las serias consecuencias que esto podría acarrear, Trump ha solicitado a su equipo una investigación en torno a los sucesos. Spicer dijo de las conversaciones del presidente que aunque “francas”, también han sido respetuosas.