Desde este jueves el presidente estadounidense Donald Trump ha vuelto a Florida, para pasar los días festivos de Semana Santa en su club social Mar-a-Lago, en un vuelo procedente de Cleveland (Ohio).


La Casa Blanca no ha informado de actos para los próximos dias, pero se espera que al igual que en 2017, el mandatario, su esposa y sus hijos asistan a un oficio religioso por el domingo de Pascua en la iglesia episcopal en Palm Beach Bethesda-by-the-Sea.

Barron el hijo menor de Trump, y la Primera Dama, Melania se encontraban en Mar-a-Lago desde el fin de semana pasado.

Es el segundo fin de semana consecutivo que el presidente pasa este mes en el sur de la Florida, después de que el viernes pasado aterrizara procedente de Washington y pasara el fin de semana junto a su esposa e hijo por las vacaciones de primavera (“Spring Break”).

El vicepresidente estadounidense, Mike Pence, por su parte ha aterrizado esta tarde en el Aeropuerto Internacional del Suroeste de Florida, en el condado Lee y al norte de Naples, y según Naples Daily News, se espera pase los siguientes días en la localidad de Sanibel.


La Primera Dama hizo una visita sorpresa este jueves al hospital St. Mary’s Medical Center, en West Palm Beach, durante la que repartió canastas de Pascua y agradeció a “los médicos que trabajan 24 horas y atienden a sus pacientes”.

(Con información de Diario Las Américas)