Dijeron estar listos tanto la fiscalía de Miami como la defensa de Pablo Lyle, después de transcurridos tres años de ser acusado de homicidio por la muerte de un hombre durante un altercado en la vía.

El juicio donde se determinará la responsabilidad del actor Pablo Lyle por la muerte de un anciano en el 2019,  está previsto se efectúe el 19 de septiembre del presente año 2022.


El jurado estará integrado por seis miembros que decidirán si el actor es culpable  o no.

En una audiencia judicial frente a la jueza Marisa Tinkler Mendez, las partes dijeron que no prevén obstáculos antes de la fecha prevista. El 8 de septiembre; sin embargo, habrá otra audiencia para evaluar el estado de situación.

“No preveo que tendrá que resolver temas que requieran disputa entre ambas partes”, dijo Philip Reizenstein, abogado de Lyle a la jueza.

“Gran parte de las cosas ya han sido resueltas. No estamos en desacuerdo en las cosas pequeñas”, agregó el abogado, además de indicarle que existe evidencia y que se discutirá cómo se aplica la ley.

El fiscal Shawn Abuhoff manifestó también que el estado estaba ya preparado para el inicio del juicio.


El proceso judicial comenzó en abril de 2019, después de cerca de una decena de postergaciones  del juicio, por fin ya está confirmado para el próximo mes la realización del mismo.

El incidente ocurrió a finales del 2019, cerca del aeropuerto de Miami, quedando captado en las cámaras.

El cuñado de Lyle, lo trasladaba en su auto junto con su esposa y sus dos hijos, cuando el auto en que viajaban se cruzó con el del cubano de 63 años de edad Juan Ricardo Hernández, quien falleció en el hospital por una lesión cerebral, tras el puñetazo propinado por Lyle que hizo que el anciano cayera y se golpeara quedando inconsciente en el pavimento.

Según explica Lyle, actuó en defensa propia, por temor que fueran atacados con un arma. Un juez y la corte de mayor jerarquía desestimó el alegato de Lyle, entregando el caso al tribunal de Miami.

La jueza anticipó que se convocará un panel de 300 personas para seleccionar a los seis jurados titulares y tres suplentes durante varios días.

El fiscal anticipó que se presentarán entre siete y ocho testigos, aunque serían más si fuera necesario. La defensa de Lyle indicó que convocará a varios testigos, pero no especificó cuántos. Ninguna de las partes detalló quiénes serán.

“La selección del jurado llevaría más tiempo que los procedimientos mismos del juicio”, dijo la jueza. Y calculó que las declaraciones de siete testigos representan tres o cuatro días de juicio.

Reizenstein, abogado de Lyle, dijo que habría que tener en cuenta en la selección del jurado la resonancia que había tenido el caso en la prensa, especialmente en México. La jueza les pidió a las partes que sugieran preguntas para los convocados antes de elegirlos como jurados.