Armando Piloña, más conocido por Manduchi, es el cubano, radicado en Florida, que hace 30 años llegó a Estados Unidos, montado en una balsa y que ahora hace realidad su sueño de cantar a pesar del temor que un cambio puede generar.

Manduchi lanzó el sencillo “Cuba se extraña”, promocionando su primer álbum que lleva por título ‘40yPico’, que significa la edad donde decide arriesgar todo para dedicarse a cantar y componer.


En entrevista con Diario de las Américas dijo por qué fue que decidió incursionar en el canto, un sueño que siempre tuvo:

“Durante la pandemia mi carrera como manejador de artistas se detuvo, y eso me impulsó a tomar la decisión de apostar por mi sueño. Tenía temas escritos hace mucho tiempo, y decidí darlos a conocer a las puertas de cumplir 50 años”

“Apostar por un sueño tan grande y arriesgado a esta edad no fue fácil, sentí mucho miedo de asumir el riesgo financiero que un fracaso profesional puede significar, pero me di cuenta de que el futuro no existe, y que lo único concreto y real que tenemos es el presente”, dijo Piloña, que se desempeñó como representante durante 10 años del popular rapero puertorriqueño Big Boy.

El cubano se da a conocer en sus redes sociales como El balsero cubano, donde dijo:

“Con la producción de Reinaldo Suárez, conocido como Mr. King, y Peter M Robles Jr., hemos logrado dar vida un disco lleno de color que nace del corazón. Ellos, junto a todo mi equipo de trabajo, me han ayudado a dar forma a las ideas locas que tengo, y eso ha impulsado un álbum muy fresco que promueve la unión de los cubanos en un solo sentimiento, el amor por el país que nos vio nacer”, fusionando timba, hip hop, latín jazz, güiro mambo y música afrocubana.


El videoclip del sencillo fue grabado entre Miami y La Habana, por Adrián Sánchez y Ángelo Troya, uno de los realizadores de ‘Patria y Vida’, señalando que:

“Este es un proyecto muy orgánico que no está politizado”, agregando: “La idea fue recrear escenas de mi infancia en la misma casa donde me crié. Y, por otro lado, Sánchez fue el encargado de las tomas en Miami, específicamente en la Calle 8 de la Pequeña Habana”

Sobre su salida de Cuba dijo: “Desde que tenía 16 años quería hacerlo, pero me atreví en el año 1991 porque me tocaba realizar el servicio militar obligatorio”.

Navegó junto a 9 personas sobre una balsa hecha a mano durante tres días en el mar, pudiendo llegar a Cayo Hueso en busca del sueño americano:

“Este lanzamiento de mi carrera lo hago en nombre de toda la gente que ha postergado sus sueños, y sé que el universo me va a abrir las puertas para que tenga éxito”

“Mi expectativa con este tema es que cada cubano que lo escuche se pueda sentir identificado con ese sentimiento de añoranza”