Trabajadoras por cuenta propia en La Habana entregan ayudas a ancianos y personas necesitadas/Imagen tomada de redes sociales

Un proyecto de confecciones textiles del sector privado BarbarA´s Power se ha sumado a la iniciativa solidaria de ayudar a la comunidad en La Habana, en medio de la pandemia de coronavirus, informa el medio de prensa independiente El Toque.


Las costureras que forman parte del proyecto ahora trabajan sin descanso para fabricar nasobucos para la población, especialmente han realizado donaciones a personas mayores, embarazadas, doctores, enfermeros y personas vulnerables, ante la propagación del Covid-19.

«Cuando supimos del coronavirus entendimos que había que fabricar nasobucos para prevenir», explica Caridad, una de las mujeres que se dedica a confeccionar estas piezas de suma utilidad en el momento actual.

«Hasta el momento, hemos donado a clientes de la tercera edad, a vecinos y a hermanos de fe», reveló.

El proyecto también los vende a diferentes precios, los más caros a 75 pesos cubanos, en dependencia del tejido y del diseño, con ello cubren los gastos de producción textil y el pago de las trabajadoras.


La iniciativa Ruta de Ayuda del proyecto privado BarbarA´s Power, ha estado entregando paquetes de ayuda a personas necesitadas, en medio de los tiempos más duros.

No es la primera vez que el sector privado en la Isla va a la delantera, ayudando a cubrir las necesidades del pueblo, recientemente una paladar de unos italianos distribuía pizzas gratis a los ancianos, para que no tuviesen que salir a la calle a buscar comida.

La Unión Patriótica de Cuba (UNPACU) ha distribuido también donativos en Santiago de Cuba, ayudando a la población con productos básicos como el azúcar y la leche, en un momento en el que el nuevo virus se extiende por todo el país, y la gente corre riesgo haciendo colas para comprar alimentos.

Sin embargo, el régimen vende a las personas de la tercera edad módulos de alimentos de mínima calidad, y no rebaja ninguno de los productos.