Imagen de archivo

Para que Cuba pueda acoger una edición de la Serie del Caribe, se debe resolver el tema del embargo estadounidense hacia el régimen de La Habana, que ha estado impuesto a lo largo de seis décadas, informa Diario de Cuba citando a AP.


Juan Francisco Puello Herrera, quien preside la Confederación de Béisbol Profesional del Caribe, comentó en rueda de prensa ayer sábado, que aunque sueña con esa posibilidad, antes deberán resolverse asuntos relacionados con el embargo.

En 1949 la Mayor de las Antillas organizó la primera serie, en la etapa pre Castro, sin embargo ahora directivos en el país caribeño han expresado su interés en que Cuba sea sede del gran evento nuevamente.

«En Cuba yo tengo muchos amores, pero amores que no son de féminas. Yo amo a Cuba, no estamos hablando de política, y de hecho uno de los sueños que tengo… es celebrar una Serie del Caribe, donde nació», apuntó el presidente de la Confederación.

«El problema con Cuba es que no lo podemos aceptar en la confederación hasta que no se resuelva ese problema político», fueron las palabras de Puello haciendo referencia al embargo.


El dominicano confirmó que cualquier paso en esa entidad tiene que pasar por el Congreso de EEUU, puesto que el organismo que regenta el béisbol profesional caribeño tiene un acuerdo con las Grandes Ligas, que es la que provee los jugadores.

Con la llegada de Fidel Castro al poder en 1959, en la Isla prohibieron el profesionalismo en el deporte, y las posibilidades de Cuba en el campeonato caribeño se difuminaron.

En 2014 comenzó a participar en calidad de invitada, en 2015 fue campeona con el equipo de Pinar del Río, Leñadores de Las Tunas, ganadores de la más reciente Serie Nacional de Béisbol participará en esta nueva edición del certamen caribeño del 4 al 10 de febrero, a disputarse en Panamá.

Puello admitió la Confederación de Béisbol Profesional del Caribe ayudó mucho para que se alcanzara el acuerdo entre Grandes Ligas y Cuba en diciembre pasado, con el que se prevé jugadores antillanos firmen con clubes estadounidenses.

«Es un paso en que hemos ayudado mucho, incluso, cuando me lo planteó la Federación Cubana de Béisbol, yo lo apoyé ciento por ciento», aseguró el directivo, que añadió que se quiere desde hace mucho que los cubanos participen en los diferentes torneos.