Refugiados en Texas. Foto: Vic Hinterlang / Shutterstock.com

Texas se convierte en el primer estado del país que se niega a acoger refugiados, pese a que era la localidad estadounidense que más refugiados recibía, con prácticamente 2.500 durante el año fiscal 2019, informa Telemundo Houston.


El gobernador del estado, el republicano Greg Abbott, envió una carta al secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, en la que asegura Texas «no puede comprometerse con los planes iniciales de reasentamiento de refugiados para el año fiscal 2020». Esto ocurre luego de que el presidente Donald Trump, dio a los territorios de EEUU la opción de no recibirlos.

Un comunicado del Servicio Luterano de Inmigración y Refugiados, una de las principales agencias que trabajan con este colectivo en Estados Unidos, dijo sentir decepción por la «atroz violación de nuestra libertad religiosa».

«Históricamente, Texas ha sido una fuente de esperanza para los refugiados en todo el mundo, y es indignante que el estado esté intentando dar marcha atrás ahora a su legado de bienvenida y compasión», agregaron.

Otros grupos que defienden los derechos de los inmigrantes también se han mostrado bastante críticos con la decisión de Texas.


Según el gobernador, la decisión se tomó en gran parte por las presiones que ha tenido su estado para acoger «más refugiados que ningún otro» territorio estadounidense desde 2010.

También dijo Texas ha tenido que lidiar «con problemas de migración desproporcionados», relacionados con su ubicación fronteriza.

Trump firmó una orden ejecutiva en septiembre de 2019 en la que dio a los estados la posibilidad de ser excluirse a la hora de acoger refugiados.

De acuerdo al citado Servicio Luterano de Inmigración y Refugiados, hasta el momento, 41 de los 50 gobernadores del país, incluidos 18 republicanos, han aceptado acoger refugiados en su territorio en el año fiscal 2020.