Alberto Navarro, embajador de la Unión Europea en La Habana, se reunió recientemente con José Anonio Fornaris, presidente de la Asociación Pro-Libertad de Prensa (APLP), con el objetivo de escuchar las propuestas de la sociedad civil de la Isla, para conocer cuál debería ser la política del bloque hacia el régimen, informó la periodista Yolanda Huerga para Radio Martí.


«Planteamos que se volviera a la posición común, porque en definitiva no se ha logrado nada, el Gobierno de Cuba no ha cambiado su actitud» en torno «a los derechos humanos», explicó Fornaris.

De igual modo el presidente de APLP pidió la Unión Europea apoyo para que estos derechos dejen de violarse en la Isla, y que los miembros de las organizaciones civiles en el país caribeño pudieran alcanzar visibilidad ante la UE.

El encuentro se dio producto de la iniciativa de Civil Rights Defenders, organización internacional no gubernamental con sede en Estocolmo, Suecia.

Organizaciones internacionales y opositores en Cuba han denunciado que el bloque europeo ha optado por privilegiar la participación de los grupos oficialistas que el régimen busca enmascarar como «sociedad civil».


El pasado 8 de septiembre, el líder de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), José Daniel Ferrer y un numeroso grupo de activistas fueron arrestados en el país, mientras Federica Mogherini, representante de la Unión Europea para asuntos exteriores se encontraba de visita oficial en la Isla.

Dicha visita causó el rechazo de varios grupos disidentes, quienes han reclamado se anule el acuerdo de cooperación de la Unión Europea con Cuba.