Siete cubanos han emigrado a Serbia, entre ellos una familia cubana que cuenta su experiencia/Imagen tomada de Martí Noticias

El mayor triunfo del régimen castrista ha sido forzar el desplazamientos de millones de cubanos en más de seis décadas, los isleños han tenido que asentarse en las regiones más recónditas y en muchos casos con difíciles condiciones para emigrar. Los cubanos han tenido que emigrar por mar y tierra, atravesando el estrecho de la Florida, la selva, y otros lejanos parajes para poder hacer vida en libertad, y para aspirar a una prosperidad económica digna.


Este es el caso de una familia cubana que decidió asentarse en Lajkovac, un pequeño poblado en Serbia, a unos 80 kilómetros al suroeste de la capital de ese país, Belgrado, una región de pocos miles de habitantes.

La pareja conformada por Belquis González y Yordelis Pimienta, emigró con su hija de entonces seis años a Rusia, de allí decidieron seguir rumbo a Serbia.

«No sabíamos nada sobre Serbia», reveló González, madre de Islena Danay Pimienta, quien ahora tiene once años.

La familia asegura, tuvo que irse de Cuba por problemas políticos, Belquis consiguió trabajo en una carnicería, y su marido en obras de la construcción.

Ellos cuentan tenían miedo ser víctimas de racismo en Serbia, pero afortunadamente no han tenido esos problemas. No obstante, la pareja y su hija pudieron obtener el estatus de refugiados hasta el 2019, pese a haber llegado a Serbia en 2016.


Desde 2008, 3.700 personas han solicitado asilo en Serbia, y sólo 212 inmigrantes lo han recibido, siete de ellos cubanos, puntualizó Mirjana Milenkovski, representante de la agencia de refugiados de la ONU ACNUR.