Debido a una presunta deuda por supuesto impago de impuestos, Shakira tuvo que desembolsar el lunes 20 millones de euros y pagarlos al Ministerio de Hacienda en España, dio a conocer El Periódico, medio español.

La cantante colombiana se vio envuelta a fines de enero en un presunto delito fiscal que salió a la luz, y supuestamente fue durante 2011 y 2014, al considerar que durante estos años la artista residía en España, y por esta causa debía pagar impuestos al país por la mayor parte de sus ingresos generados en diferentes lugares del orbe.

Shakira debió haber declarado como residente en España, arrojó la inspección de Hacienda.

La cantante estableció su residencia en el país ibérico para todos los efectos en 2015, según Hacienda, y debió haber tributado durante los cuatro años investigados el impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF) por sus ingresos generados alrededor del mundo, y no circunscritos solamente a España.


Para colmo de males, a criterio de Hacienda esta situación podría desembocar en un delito agravado por el importe defraudado, y el mismo podría elevarse y ascender a decenas de millones de euros, con dos años de condena.

La intérprete colombiana formalizó su relación con Gerard Piqué, futbolista español del Barcelona Fútbol Club en 2011, y la pareja tuvo su primer hijo en 2013.

De acuerdo a Efe, la cantante pasaba la mayor parte del tiempo fuera de España, y la mayor parte de sus ingresos provenían del extranjero, asimismo resalta que ella siempre ha cumplido con sus obligaciones fiscales, que no se trata de una evasión fiscal, sino de una diferencia de criterio.

Shakira “aunque no está de acuerdo con el criterio aplicado por los inspectores, pero se ha visto obligada a regularizar esta cantidad para poder, posteriormente, impugnar esta decisión”, dijo El Periódico sobre los 20 millones de euros que pagó la artista correspondientes al ejercicio fiscal de 2011.

(Con información de Diario de Cuba)