Shake Shack en South Dixie Highway – Captura de pantalla Google Maps

La cadena de restaurantes de hamburguesas Shake Shack anunció que devolverá los 10 millones de dólares que recibieron del gobierno el cual estaba supuesto a ir a las pequeñas empresas como estímulo económico ante la crisis provocada por la pandemia del Covid-19.


La compañía de hamburguesas con sede en Nueva York se encuentra entre más de una docena de compañías con ingresos anuales en los cientos de millones que, según los informes, han recibido dinero del Programa de Protección de Cheques de Pago, o PPP.

El PPP bajo la Ley CARES se creó con un fondo de 349 millones para ayudar a las pequeñas empresas a retener a sus empleados y no tener que despedirlos mientras pasa el pico de la pandemia y se mantienen las órdenes de restricción a nivel local en todo el país.

En un comunicado el domingo por la noche en LinkedIn, Danny Meyer, fundador y CEO de Shake Shack de su empresa matriz, Union Square Hospitality Group, y Randy Garutti, CEO de Shake Shack, dijeron que la empresa solicitó el préstamo porque la ley estipulaba que estaba abierto a cualquier ubicación del restaurante con no más de 500 empleados, que describe los 189 restaurantes individuales de Shake Shack en los Estados Unidos.

«El ‘PPP’ vino sin manual de usuario y fue extremadamente confuso», escribieron.


La compañía ya había despedido a cientos de empleados con lo cual el préstamo era «la mejor oportunidad de mantener a nuestros equipos trabajando, fuera de la línea de desempleo y contratar a nuestros empleados despedidos, sería solicitar ahora y esperar que las cosas se mejoren con el tiempo», expresaron.

Sin embargo no pensaron que el dinero se agotaría tan rápido.

«Decidimos devolver de inmediato los $ 10 millones para que los restaurantes que más lo necesitan puedan obtenerlo ahora.»

«Ahora sabemos que la primera fase del PPP fue subfinanciada, y muchos de los que más la necesitan no han recibido ninguna ayuda», escribieron Meyer y Garutti, instando al Congreso a garantizar que «todos los restaurantes, sin importar su tamaño, tengan la misma capacidad para ponerse de pie y contratar de nuevo a sus equipos «.

«Nuestra gente se beneficiaría de un préstamo PPP de $ 10 millones, pero tenemos la suerte de tener acceso a capital que otros no tienen», escribieron. «Hasta que cada restaurante que lo necesite haya tenido la misma oportunidad de recibir asistencia, devolveremos el nuestro».