Foto: Víctor López

A solo horas de que entren en vigor las nuevas regulaciones a los taxistas privados, la crisis del transporte se agudiza en la capital cubana, uno de los cuentapropistas en este sector afirmó: “no hay transporte en La Habana, las piqueras están llenas de pasajeros y no hay carros. No hay boteros privados”.


Según Rafael Alba Macías, coordinador nacional de la Asociación Cubana de Transportistas Autónomos, los taxistas aceptaron firmar un documento con los puntos que le demandan a las autoridades y que le fue entregado al gobierno.

“Que nos bajen los impuestos, que nos dejen circular, nosotros queremos circular todos por el mismo lugar, que al llegar a la piquera no controlen el dinero con que salimos, y que si viajamos de una cabecera hacia la otra, no nos digan el lugar por donde tenemos que coger”, expuso.

Alba Macías también añadió que los boteros están desalentados por las nuevas medidas del gobierno que los afectan directamente, y han hecho un paro silencioso que ya está haciendo efecto entre la población.

El próximo 7 de diciembre inicia el llamado “reordenamiento del Transporte”, entre las nuevas medidas se encuentra el tema de los precios topados, el uso de una tarjeta magnética para el combustible que impone una cuota mínima mensual y la obligación de manejar sus transacciones desde una cuenta bancaria, además de las rutas específicas.


Quienes decidan firmar un contrato con la Empresa Provincial de Transporte de La Habana para hacer rutas específicas, deberán trabajar solamente entre las 6. 00 am y las 10. 00 pm.

Por otra parte la licencia de operación del transporte se concede únicamente al dueño del vehículo, y ya los propietarios de un automóvil no podrán contratar a choferes para que conduzcan el taxi.

Alexander Elizástegui que trabaja como bicitaxi en la capital, comentó a Radio Martí que “el descontento en la población es desorbitante, llevamos 60 años así, el gobierno haciendo lo que le da la gana y nosotros aguantando y aguantando”.

Añadió que las regulaciones afectan a todos, no solo a los cocheros y almendrones, y reconoció que muchas personas guardan silencio por miedo al régimen.

Elizástegui aseguró que el día 7 acompañará a los taxistas al Capitolio, sede del Parlamento, para apoyarlos, y exigir todos sus derechos.

El periodista independiente Iván García confirmó que es palpable la drástica disminución del servicio de taxistas privados en la capital, y dijo que otros sectores de transportistas por cuenta propia se han solidarizado con los boteros en el paro.

(Con información de Martí Noticias)