Patrick Leahy y la delegación de congresistas demócratas que lo acompañaron en su visita oficial a la Isla, ofrecieron esta tarde una conferencia de prensa en la Embajada de Washington en La Habana.

En la agenda de los diplomáticos que le dicen adiós hoy a la capital cubana, los puntos principales fueron el estado actual de las relaciones entre EEUU y Cuba, el apoyo al sector privado cubano, reabrir nuevamente los trámites migratorios en la sección consular de Estados Unidos en la Mayor de las Antillas, y el rumbo de las negociaciones, una vez que se consume la transición de poder, y Raúl Castro abandone su cargo de presidente de la República de Cuba.

Los senadores Patrick Leahy (Vermont), Gary Peters (Michigan) y Ron Wyden (Oregon), así como los representantes Susan Davis (California) y Jim Mc Govern (Massachusetts); todos demócratas, estuvieron presentes en la rueda de prensa.

Interrogados por la prensa oficialista y medios internacionales e independientes, los legisladores contestaron a varias preguntas:


Acerca de los “ataques” que afectaron la salud de una veintena de diplomáticos norteamericanos, los senadores dijeron que los mismos constituyeron el detonante para el enfriamiento del diálogo entre ambos países.

Jim Mc Govern, congresista de EEUU, señaló: “No sabemos qué pasó, y probablemente nunca lo sabremos; pero ha sido un error el haber retirado al personal norteamericano de la Embajada en La Habana y al personal cubano de la Embajada en Washington”.

Así de conformes los legisladores demócratas, ante la inexistencia de pruebas concluyentes en referencia a la agresión, puntualizaron que el diálogo debe mantenerse orientado a la normalización de las relaciones, no obstante no fueron brindadas ni fechas ni condiciones específicas para que el acercamiento y la “normalización” ocurran.

El senador Leahy sostuvo en esta visita oficial un encuentro con el vetusto gobernante Raúl Castro; sobre la reunión con el mandatario, un reportero de ABC le preguntó si llegaron a hablar sobre la oposición cubana, a lo que el demócrata respondió que “no quiso tocar un tema sensible” para el autócrata.

¿Se preguntó Leahy cuál es el tema sensible para los numerosos presos políticos cubanos, para la comunidad cubana exiliada en Miami? Hacerse de la vista gorda es fácil cuando los intereses económicos priman, y cuando la realidad del “otro” no te duele.

Sin profundizar mucho más, el senador dijo que el encuentro con Castro II transcurrió en un ambiente cordial y respetuoso, con la voluntad de ambos de cooperar para que los vínculos diplomáticos se normalicen pronto.

(Con información de Martí Noticias)