Marco Rubio, el senador cubanoamericano por la Florida, felicitó el pasado martes al Departamento de Estado de Estados Unidos, y solicitó a esa instancia federal efectuar una investigación independiente sobre los ataques acústicos al personal diplomático en Cuba.


“A medida que el personal diplomático estadounidense continúa siendo atacado en La Habana, felicito al Departamento de Estado de Estados Unidos por expulsar a varios agentes cubanos de nuestro país”, comentó el senador en una nota de prensa hecha pública en su sitio web.

“Nadie debería engañarse por la declaración del régimen de Castro de no saber nada sobre cómo ocurren estos ataques dañinos o quien los perpetró. He hecho un llamado al Departamento de Estado para llevar a cabo una investigación independiente y presentar un informe completo al Congreso, y espero con interés revisar sus conclusiones”, comunicó el cubanoamericano.

También resaltó que el gobierno cubano ha fallado en su obligación de proteger al personal diplomático extrajero en su territorio, según la Convención de Viena de 1961.

“Todas las naciones tienen la obligación de asegurar la protección de los representantes diplomáticos en sus países. Cuba está fallando miserablemente y demostrando lo equivocadas y peligrosas que fueron las decisiones de la Administración Obama”, indicó.

Acerca de la retirada de más del 60% de los diplomáticos estadounidenses en La Habana, Marco Rubio dijo que la embajada en la Isla “debería ser reducida a una sección de intereses”, y pidió al gobierno de Trump “considerar medidas adicionales contra el régimen de Castro si estos ataques continúan”.


En el programa Face the Nation, de CBS de este martes, el senador insistió que el hecho de que una veintena de diplomáticos norteamericanos hayan sufrido severas afectaciones de salud en Cuba y que el régimen no sepa nada al respecto es ridícula.

“Cuba es una de las sociedades más cerradas, controladas y monitoreadas en el mundo (…) Muy poco pasa en La Habana sobre lo que el gobierno cubano no tenga conocimiento, especialmente sobre estadounidenses que trabajan para el Departamento de Estado”, recalcó.

(Con información de Martí Noticias)