Laura Melo, representante del Programa Mundial de Alimentos (PMA) dio a conocer que Cuba se encuentra entre los países bajo amenaza de inseguridad alimentaria debido a las modificaciones del clima, según un estudio proyectado hasta el año 2080.

En la Convención Internacional Cubagua 2017, Melo se concentró en explicar un proyecto que se está realizando para «fortalecer la gestión integral frente a riesgos climáticos como la intensa sequía que amenaza la seguridad alimentaria del país».

Este proyecto se está realizando en 20 municipios de las provincias orientales y deberá concluir en octubre de este año. Estás localidades fueron escogidas porque están entre las más afectadas por el déficit de precipitaciones.

La experta explicó que la sequía, no se trata de un desastre en sí misma, sino que ello depende de que «las personas, las comunidades y los países sean más o menos vulnerables».


El problema es que este fenómeno «tiene repercusiones a largo plazo en la seguridad alimentaria, la salud, la educación y otras facetas fundamentales del bienestar humano».

«La mayoría de las personas que sufren inseguridad alimentaria viven en zonas frágiles y expuestas al riesgo de catástrofes naturales y son las menos capaces de hacer frente a las crisis», alertó la especialista.