Se recrudece la crisis de agua potable en algunas zonas de Cuba, en medio de la propagación del Covid-19/Imagen de archivo

Una semana más tendrán que esperar lugareños de la localidad de Campuzano, en Carlos Rojas, Matanzas, para que las autoridades encargadas den solución al problema que enfrentan con el suministro de agua potable en la zona, reporta Martí Noticias.


Según la activista Ania Zamora, el lunes en la tarde se presentaron cinco funcionarios, el delegado de Campuzano, y cuatro miembros del PCC municipal de Jovenallos, y le informaron que iban a tratar de buscar una solución esta semana.

Además le adelantaron a la comunidad iban a prestar dos pipas, pues carecían de turbina.

Residentes de esa localidad matancera llevan 21 días sin agua potable, el viernes unos 70 pobladores salieron a protestar por el desabasto.

Las autoridades han reforzado el servicio de pipas, según la activista, pero el problema sigue sin resolverse, las personas siguen aglomerándose, en un contexto delicado con la propagación del Covid-19 en la Isla, la higiene es vital para controlar la pandemia.


En Mantilla, Arroyo Naranjo, al menos siete viviendas están afectadas por un vertedero de aguas albañales que pasa por encima de las cisternas de las casas.

Desde esa ciudadela Yaisma González Santana, reveló a Radio Martí, que una funcionaria del gobierno local prometió una solución que no llega.

De acuerdo a Santana, no había ido nadie, y la situación es crítica en los vecindarios con los excrementos en los baños, aunque la gente use cloro, la falta de higiene pone en riesgo a niños y a ancianos en la comunidad.

«Ya nosotros planteamos la situación hasta a la estudiante de Medicina que está haciendo las pesquisas pero todavía, nada», aseguró.